La protección de la cabeza es fundamental por la fragilidad e importancia de la seguridad física del cerebro y los centros nerviosos del trabajador. Existen cascos de protección fabricados con plásticos laminados, fibra de vidrio o polipropileno de alta densidad moldeados bajo altas presiones, que protegen al cráneo de golpes, sustancias químicas, riesgos eléctricos y otros agentes.

Mostrando los 3 resultados